Sus palabras monótonas parecían ecos en mi cabeza y la expresión de sus ojos me hizo sentir un dolor inexplicable; casi tuve la necesidad de salir corriendo y dejarlo solo, entendí, que en aquellos momentos no era mas que una intrusa en su vida, me tomó fuertemente de la manga de mi chaqueta, adivinando lo que yo quería hacer; me sonrió, aunque aún permanecía una tristeza tortuosa dentro de su alma, reflejándose en sus ojos como el agua clara de un lago.
Después no sucedió demasiado. Ya no tuve valor de dirigirle la palabra, de hacer mas preguntas sobre su vida, temí que si volvía a abrir la boca, de mis labios no salieran mas que estupideces que pudieran dañarlo mas de lo que ya estaba, trabajamos solo en silencio hablando únicamente cuando la situación lo requería, intercambiando algún comentario trivial sobre química y nada mas. Pienso que después de haber visto la fotografía de su hermana -a la cual demostraba haber amado por sobre todas las cosas- entendí mas de él de lo que antes entendía y encontré desde las excusas mas lógicas hasta las mas tontas acerca de su comportamiento extraño.
Desde que lo conocí lo he visto de tantas formas, pero nuca lo vi como alguien capaz de sentir algo que no fuera más que orgullo por si mismo, creía en él como alguien cuya vida era perfecta, y estaba completamente arreglada, sin problemas de por medio y que todo, absolutamente todo estaba bien por cualquier ángulo donde se le mirase. Es extraño como de un momento a otro, la forma en como vez a las personas cambia radicalmente, confundiendo tus ideas y opacando tus opiniones; desde esa mañana todo el inmenso odio que hice crecer hacia Engel Jackocbsob se desvaneció con lentitud.
De nuevo, Engel volvió a comportarse de manera diplomática y mostró buena educación conmigo, incluso se ofreció a llevarme a casa cuando terminamos todo lo que teníamos que hacer y yo accedí, aunque poco gustosa, no tenía otra alternativa, no llevaba mi auto y era muy probable que Juliette no encontrara el camino, además tenía ya una necesidad urgente de salir de esa casa, no me gustaba mucho y no quería quedarme allí mas tiempo.
Cuando salimos de la mansión llovía, normalmente me gustaba la lluvia y el clima tormentoso que le acompañaba, me relajaba, pero hoy lo sentía deprimente.
Él condujo con rapidez a través del camino de árboles perfectos, mas de la que había utilizado cuando llegamos, se mostraba tenso y esa pequeña arruga en su sien le hacía dar un aire de preocupación, pero desapareció inmediatamente cuando tomó la carretera hacia Dunkeld y yo también me sentí relajada, por fin pude soltar el aire que contenían mis pulmones y me relajé sobre el asiento.
Me dediqué a mirar el panorama oscurecido por los vidrios tintados del Lamborghini, tratando de pensar poco sobre mi raro compañero. Engel iba concentrado en la carretera y su semblante hostil me hacía sentir mas culpable de lo que ya estaba. Empecé a contar las gotitas de agua que resbalaban por el vidrio y después las vi jugar carreras en su caída libre por la ventana.
— Has estado demasiado seria—dijo de pronto
Sentí sus malditos ojos clavados en mí pese a que iba conduciendo. Me giré y le hice frente arqueando una ceja.
—No es cierto—mascullé apenas separando mis labios.
— Ni siquiera me has vuelto a insultar, no estoy diciendo que me guste que lo hagas pero sería mejor que dieras señales de vida.
Tragué saliva; la comunicación no era su fuerte o era yo tan tonta como para no seguir su conversación.
—Así es mi forma de ser
—Te he… observado, no te comportas así con tus amigos.
Genial, ahora me vigila.
—Tú y yo no somos amigos—repliqué de la forma mas suave que pude—tu mismo lo has dicho y te has encargado de eso, si tu… si tu fueras diferente conmigo, quizás yo también lo sería.
Apretó los labios hasta que juntos formaban una severa línea recta, ya no dijo nada. En el fondo él sabía que su forma de comportarse era extraña, porque realmente lo era.
Aparcó frente a la entrada de mi casa, aún no había llegado mi tía así que estaría sola por un buen rato, busqué la forma de abrir la puerta. No la encontré. Me volví y le miré de forma suplicante, pero la puerta no se abrió. Engel tenía la vista perdida, y usaba el método de las respuestas imaginarias en el cristal, igual que Juliette. ¿Qué le pasaba al mundo hoy?
— Si fuera diferente. —dijo en voz baja, inconsciente.
No hablaba conmigo, más bien parecía hacerlo consigo. Alzó de nuevo la voz
— Es imposible.
Exasperada, por el hecho de estar encerrada en ese pequeño espacio oscuro con él me aclaré la garganta para hacer que mi voz pareciera firme y decidida. No lo logré demasiado, solo fue un hilo ahogado y desesperado.
—Claro que no, para ti debe ser demasiado fácil
Me miró interrogante, sin comprender
— Si, cambias de un instante a otro—continué— primero eres serio y amargado, pero después parece como si olvidaras que tienes que ser así y eres otro.
Frunció el ceño lentamente mientras me escuchaba con atención. Abrió la boca para decir algo cuando concluí, pero la volvió a cerrar.
—No sabes lo que dices—expresó después—mejor vete antes de que me arrepienta.
Noté un amago de frustración en su voz. Estaba molesto.
La puerta se abrió, bajé del auto torpemente y cuando estaba segura en la acera sin correr el riesgo de que por venganza o por uno de sus ataques bipolares de locura me arrollara, lancé una última mirada al interior, donde estaba él, aferrando el volante con ambas manos y mirando en otra dirección.
Entré en la casa y tiré mis cosas en el sofá, estaba exhausta, más de lo que debería estarlo. Me dejé caer en el mullido sillón, cerré los ojos tratando de aclarar mis ideas y remitir un dolor de cabeza, los abrí después de diez minutos cuando escuché el Lamborghini marcharse.
Suspiré y me levanté apesadumbrada. Fui directo a la cocina a preparar algo de comer, mis artes culinarias no eran algo envidiable, pero al menos estaba segura de que si moría en mi propia casa no moriría de hambre; en casa era Juliette la dueña de la cocina, yo específicamente ayudaba en otras labores del hogar, solo éramos ella y yo -algo se suponía que tenía que hacer- pero si no queríamos vivir a base de emparedados no había que confiar en Anne a la hora de la comida. Saqué pan de caja de la alacena y un tarro de chocolate para untar, preparé mi especialidad y luego regresé de nuevo a la sala y encendí el televisor, no entendía porque estaba el canal infantil de la BBC.
“Porque tu eres tan infantil que aun disfrutas de dibujitos animados”
Gruñí, maldita conciencia entrometida; era una pregunta retórica, no necesitaba ser contestada de esa forma.
En ese momento transmitían una antigua película infantil de Disney: La Bella Durmiente. Recuerdo que ese era mi cuento favorito de niña, a mi abuelo le gustaba mucho contarme cuentos de hadas e historias magníficas propias de su imaginación, diciéndome que algún día cuando fuera mayor encontraría a mi príncipe azul y viviríamos felices por siempre. Pero era una niña y tenía que creer en eso imaginándome a mí con el príncipe más guapo y gallardo que llegaría a Dunkeld desde unas tierras lejanas, montado en un hermoso blanco corcel…
“O en un Lamborghini Murciélago negro”
Me golpeé la cabeza con la palma de mi mano varias veces. Molesta.
—Deja-de-meterte-donde-no-te-llaman-conciencia-estúpida.
La viva imagen de Engel vino a mi cabeza rápidamente. El chico mas guapo y gallardo que llega a Dunkeld desde unas tierras lejanas (Rumania) montado en un hermoso auto negro… Era una idea loca, un cuento de hadas futurista. Me estaba obsesionando a sobremanera y eso no era buen presagio.
No quiero. No quiero. No quiero.
Ya empezaba a comportarme como las chicas bobas que querían hacer todo lo posible por llamar su atención y yo no era así, no quería ser así. Solo podía obtener de él miradas frías, gestos sobrios y palabras duras.
“Vete antes de que me arrepienta”… dijo por última vez. ¿Arrepentirse? Olvidé la película instantáneamente y todo lo demás, preguntándome de que tenía que arrepentirse Engel Jackocbsob y me involucraba a mí. Nunca antes había tenido tantas dudas sobre una persona, él era un ser tan enigmático y misterioso que me hacía querer saber más, a pesar de que mis descubrimientos siempre me hacían querer retroceder. Estaba segura de que había muchos secretos sobre él, secretos que yo tenía que averiguar antes de intentar avanzar un paso más.
Pero con Engel Jackocbsob no se podía avanzar aunque se corriera más rápido que una libre, era demasiado testarudo y el domingo entero no había servido para calmar su humor de perro, lo único que el tiempo logró fue intensificar más su odio hacia mí. Se dispuso a molestarme de todas las formas posibles que encontró. Me taladraba con su mirada gélida desde donde se encontraba y me lo topé más a menudo que otro día cualquiera cuando iba hacia mis otras clases, en el almuerzo se sentó en una mesa que estaba frente a la mía, un lugar estratégico si querías estar cerca de la calefacción o no perderme de vista, nunca lo vi apartar su mirada para concentrarse en la gran cantidad de comida que llenaba su mesa. En la clase de química solo me entregó una copia de nuestro trabajo, rompió un matraz accidentalmente y accidentalmente también me hizo una cortada en la mano izquierda cuando recogía los restos de vidrio. Tropecé con su mochila que mágicamente apareció en mi camino cuando iba a salir y casi me arrolla en el aparcamiento cuando Travis y yo nos dirigíamos a mi auto. Entre los gruñidos de un Travis molesto, los golpes acelerados de mi corazón y las miradas curiosas del resto del alumnado, solo pude ver como Valerie lo golpeaba y le gritaba después del incidente.
Al día siguiente sucedió casi lo mismo, y al siguiente… esa semana había adquirido muy mala suerte la cual venía incluida con Engel en el camino, donde él estaba solo podía significar problemas seguros.
El jueves por la mañana tuve libre la clase de Física, el profesor Davis había pescado un resfriado y a nosotros su desafortunada salud nos venía bien, no eran los pensamientos mas correctos pero era un profesor de Física, no era para menos que no esperara arreglos florales y tarjetas de “mejórate pronto.”
Andrew y yo teníamos toda una hora para soportarnos mutuamente, pero no era malo después de todo, había ocasiones en las que podía llegar a ser divertido estar con él, podía ser amable si se lo proponía, además, esta semana se había comportado, era él quien me ayudaba a lanzarle miradas asesinas a Jackocbsob cada vez que lo pillábamos demasiado cerca.
—Y bien… ¿Qué quieres hacer? —le pregunté.
Caminábamos despreocupados por el pasillo. Se mordió el labio y su piel tomó un ligero color rojo.
—Anne, no puedo, aprovecharé para ir a la biblioteca a terminar mis deberes de Cálculo. ¿Estarás bien si te dejo sola?
Fruncí el ceño. No era una niña pequeña, yo no necesitaba que cuidaran de mí a todas horas, pero no reproché su comentario puesto que sabía que no había malas intenciones ni ninguna clase de burla, de hecho le agradecía todo lo que hacía y que se preocupara por mi vida, pero era un poco extremista, nadie muere en una escuela durante una hora libre.
—Por supuesto, no te preocupes. Jackocbsob tiene clases, así que estaré bien.
No me dejó decir nada mas, ni el agregó algún insulto gracioso; salió casi corriendo en dirección a la biblioteca, solo escuché sus pasos resonando entre el pasillo y en un minuto me encontraba ahí, completamente sola, la soledad no resultaba mala ni caótica para mi, disfrutaba de ella en lugar de sufrirla; había tranquilidad y eso me gustaba; busqué una salida hacia los jardines, empecé a acelerar el paso, aunque no tuviera ninguna prisa de llegar a algún lado, pero de pronto tuve la sensación de estar siendo observada desde algún rincón estrecho por unos maniacos ojos brillantes y rojos, detestaba mis paranoias, no eran nada agradables y combinadas con mi imaginación podía recrearlas perfectamente. Mientras caminaba aprisa, sin previo aviso caí limpiamente al suelo tropezando con una cinta de mi zapatillas de deporte, maldije por lo bajo y miré a mi alrededor, esperaba ver a Engel escondido entre algún arbusto o uno de los muros, pero no estaba.
Me levanté y sacudí el polvo de mi ropa; aseguré mis traviesas agujetas con un nudo doble y regresé con sumo cuidado por donde había venido; me dirigí al aseo de las chicas, estaba vacío por supuesto y me alegré por eso, cuando me miré en el espejo tenía un aspecto terrible y no estaba segura que la chica que se encontraba del otro lado era yo. Mi cabello estaba desgreñado con un par de hojitas secas y tenía tierra hasta en las mejillas. Me lavé las manos y me limpié la cara; estaba cansada, furiosa y solo quería alejarme de allí, porque ya no lo soportaba mas. Sin darme cuenta una lágrima resbaló por una de mis mejillas, no entendía que me estaba pasando, yo no era así, solía ser demasiado fuerte y ahora me derrumbaba por algo que no sabía exactamente que era.
Escuché voces que se acercaban en esta misma dirección, se alejaron de nuevo, pero el crujido de la puerta al ser empujada me previno y de inmediato me limpié los rastros de lágrimas y fingí que me volvía a lavar las manos; la puerta se abrió y por medio del espejo pude ver a la chica más hermosa del colegio, caminando despreocupa y elegantemente hacia el lavabo; su rostro parecía severo e inescrutable; Valerie Jackocbsob me miró y sus labios se torcieron en una sonrisa que mostraba su perfecta dentadura blanca. Me estremecí y me dediqué a no mirarla.
Cerré el grifo para detener la caída del agua y secarme las manos.
—Así que tú eres la chica Crawforth. Por fin nos conocemos de cerca
Cuidó cada una de sus palabras. Su voz era escalofriante y hermosa como una luctuosa canción de violín. La Valerie de mis pesadillas.
Asentí torpemente mientras mi intuición me decía que era hora de salir de allí. Me di la vuelta hacia la puerta, tiré de ella y no se abrió.
— Oh, ¿no me digas que estamos encerradas? —Preguntó haciendo una sobreactuación dramática y preocupada— Es terrible.
—Ya lo creo…
Suspiré. Seguí luchando con la puerta, no me gustaba nada estar con la hermana de mi enemigo, ella me inspiraba mas miedo que él.
El ligero peso de su mano se dejó caer sobre mi hombro con delicadeza me hizo girar, encararla. La chica era mas alta que yo, levanté mi cabeza para poder mirarla a los ojos, inexpresivos, una mirada vacía y gris. A pesar de ser similares a los de él, en el fondo no tenían comparación alguna, algo extraño que yo ignoraba, la hacía completamente diferente a Engel.
—Annie… Annie… —Me acarició el rostro con la punta de su uña afilada— Te voy a pedir, como amigas que no somos… que dejes en paz a mi hermanito.
Pese al miedo inexplicable que le tenía a esa chica tuve la desfachatez de reírme en su cara. Me pedía que dejara en paz a Engel, he ahí el chiste del siglo.
—No crees que debería ser él quien me deje en paz a mí— aparté con fuerza su mano de mi rostro y la fulminé con la mirada— Mejor mira bien a tu alrededor.
La sonrisa desdeñosa se borró de su rostro.
— No me hables de esa manera, no sabes con quien estas tratando, niña. —Dijo entre dientes.
Tenía la mandíbula tensa como si quisiera agregar algo mas pero se forzaba a si misma a quedarse callada. Nos miramos unos instantes más. Se acercó y me apartó de su camino con un empujón.
Intentó abrir la puerta pero no lo logró. La golpeó y se cruzó de brazos al mismo tiempo que se recargaba sobre la pared. Me quedé en el otro extremo poniendo mi atención en las líneas del suelo, mirarla era como ver algo prohibido y le tenía mas miedo del que podía creer. Estuve a punto de empezar a gritar Auxilio sin embargo era orgullosa y no me comportaría como una cobarde.
De pronto una fuerza invisible me golpeó el pecho y oprimió mis pulmones, exhalé aire y escuché mi propio grito ahogado; instintivamente me llevé una mano hacia el origen del dolor y la presioné contra mi cuerpo, cerré los ojos con fuerza y unas lágrimas desbordaron desesperadas, los volví a abrir y miré en dirección a Valerie, su silueta borrosa se dibuja frente al espejo blandiendo su melena larga y oscura con lujo, no se había dado cuenta o fingía no haber notado nada. El extraño dolor crecía en mi interior rápidamente, empezó a faltarme el aire y dentro de mí sentía el calor de llamas imaginarias quemándome. Cerré de nuevo los ojos tratando en vano remitir el dolor. Me fui encogiendo hasta que caí de rodillas en el suelo.
— ¿Qué pasa? ¿Ya te vas a morir? —Preguntó con sorna la voz de Valerie— levántate y deja de estar jugando… eso no nos va a sacar de aquí.
Parecía frustrada.
El dolor se intensificaba al igual que sus risas burlonas.
— No… p… pue… puedo… re… spi…rar— jadeé con el poco aire que me quedaba.
No entendía que pasaba. Grité cuando el calor insoportable del fuego llegó a mi corazón, mis brazos se aferraron a mi cuerpo, me mantuve consciente todo el tiempo a pesar de que solo quería caer en un vacío y dejar de sentir esto. Los latidos de mi corazón iban desde muy rápidos hasta lentos…
Escuché el ruido de la puerta golpear contra la pared bruscamente y un aire helado entró flotando. Unos brazos fuertes me envolvieron y la calidez de su cuerpo se sintió bien y si mi cabeza no hubiera estado aturdida le habría devuelto el abrazo desesperada. Inhalé bocanadas de aire mientras la fuerza invisible que me oprimía los pulmones se debilitaba y las llamas incandescentes se extinguían poco a poco.
— Crawforth… ¿me escuchas? ¿Estás bien? —murmuraba una suave voz.
Se escuchaba temerosa y preocupada que no fui capaz de reconocerla al instante; abrí un poco los ojos y me encontré con los suyos grises, su rostro perfecto con ceño fruncido y la mandíbula apretada, era Engel.
Me mantenía protegida contra su pecho y pasaba sus delgados dedos una y otra vez en mi frente, su mano buscó la mía y la encontró a fin de la inconsciencia, ahí, en mi pecho; entrelacé mis dedos con los suyos, no quería que se fuera, pero no escuchaba mis peticiones ser pronunciadas. “No te vayas” intentaba decirle, pero no lo hacía. Correspondió a mi acto y con su tacto me transmitió calidez y tranquilidad. Todo estaba bien. Lo supe.
—Dime algo— decía una y otra vez.
—Arrogante Lombriz Rumana— dije débilmente y noté que mis labios se curveaban hacia arriba.
Soltó una risilla y negó con la cabeza tratando de contener también una sonrisa, solo logró hacer un gesto extraño. Entre risas volví a cerrar los ojos, verlo a él a tan cerca distancia me ponía peor.
—Creo que debo llevarte a la enfermería
Su voz era decidida, lo haría. Soltó mi mano y mi cuerpo dejó de tocar el suelo elevándose en el aire con la ayuda de sus brazos, me cargaba con facilidad soportando todo mi peso como si se tratase de una hoja de papel, ligera… volátil.
—No… a la enfermería no… —mascullé atolondrada. Abrí un poco los ojos y vi solo su semblante serio con la mirada al frente, diligente como perro lazarillo. — Te voy a odiar más… si haces eso…
Cuando escuchó mi voz bajó la mirada, torció el gesto y me sonrió indulgentemente.
— ¿Se puede mas todavía?
—Si… se puede—le reté. No estaba en mis intenciones pero si en mis instintos descompuestos— por favor… no lo hagas, estoy bien… bájame ya.
Me ignoró y siguió andando; no estaba con fuerzas ni ánimos de empezar una nueva discusión y reñirle en lugar de agradecerle su ayuda, cerré de nuevo los ojos y suspiré recuperando el aire.
No sentía sus andares ni escuchaba sus pasos, quería que me bajara ahí porque me sentía ridícula e infantil y no quería que alguien nos viera por casualidad, pero si le decía que me bajara no lo haría, siempre iba contra todo lo que yo quería, ni siquiera el chantaje funcionaba y me preguntaba si en caso de que le dijera que no me bajara lo haría, pero podría darse cuenta de mi nuevo plan y no funcionaría porque el sabría que lo hacía con intención, pero tampoco quería ir a la enfermería, odiaba los hospitales y todo lo que se le relacionara, tampoco quería que mis amigos se dieran cuanta de lo que pasó y pidieran alguna explicación, primero porque no la tenía y segundo porque odiaba que se preocuparan por mi.
Iba a ejecutar mi plan B cuando sentí el aire frío invernal golpearme el rostro y minutos después estaba recostada sobre el asiento trasero del Beetle. Dejé caer el antebrazo derecho sobre mi frente, intentaba dejar de pensar en lo que acaba de suceder, pero a veces, no me resultaba fácil olvidar ciertas cosas, sobre todo esas en las que había algo misterioso de por medio (y mas si había un miembro de la familia Jackocbsob incluido); un olor extraño que inundaba el interior del auto lo hacía mas difícil aún, me mareaba más y me quemaba la garganta.
Arrugué la nariz ante la desagradable sensación.
—Huele a azufre—dije con voz ronca.
Escuché una corta carcajada por parte de Engel y al instante abrió las ventanillas de coche.
—Oh, es el aromatizante favorito de Valerie, a mi me da olor a flores marchitas y huevos podridos.
—Tiene muy malos gustos.
—Ya lo creo, pero solo es cuestión de acostumbrarse.
Esperaba que agregara algo más, pero no lo hizo y yo tampoco tenía deseos de abrir la boca. Guardamos silencio que pronto llegó a ser sustituido por la aguda música de un violín que me ayudó a relajarme, cuando el mareo y todos los malestares se fueron casi por completo abrí los ojos y me incorporé sobre el asiento, el estaba sentado en el asiento del piloto, lo vi mover su cabeza con suavidad de un lado a otro como si fuera capaz de sentir la música, como si él fuera la música. Lo observé, era imposible no hacerlo, lucía tierno y maravilloso, mis labios quisieron contener una sonrisa pero no logré que se quedaran quietos. Se detuvo cuando la música lo hizo y se asomó desde el asiento delantero, me sonrió cálidamente unos segundos y bajó el volumen de la música; tuve que desviar la vista hacia fuera antes de que me diera taquicardia y después un paro cardiaco; había tenido suficiente por hoy.
De un momento a otro ya no parecía el malo del cuento, se había convertido en el príncipe héroe del día –por ahora-, era como un dulce ángel aunque seguía manteniendo su aspecto frío, pero podría serle natural, algo propio de él. No podía imaginarlo de otra manera, sería como si perdiese su toque especial.
Eché un vistazo alrededor, evitando verle, pero cuando ya había posado mí vista tres veces en cada uno de los detalles mas importantes del auto ya no podía evitarlo; lo miré, y esbocé una sonrisa forzada, tenía una expresión como si algo en la situación le pareciera divertido pero a la vez alarmante, no indagué en eso, era innecesario.
— ¿Me puedo ir ya?
Su sonrisa se fue desvaneciendo con lentitud y sus ojos se mantenían fijamente en mí, no me respondió, odiaba que me ignorara de esa manera, me armé de valor y le sostuve la mirada con obstinación.
— ¿Por qué siempre estás a la defensiva? —Preguntó seriamente sin apartar sus ojos de los míos, o se rendía él o me rendía yo. — Tampoco soy tan inhumano como para sacarte la cabeza sin razones o partirte el cuello y beber tu sangre como el zumo más exquisito de la vida.
Me estremecí, casi me parecieron sádicas sus palabras, no realmente por lo que había dicho, si no por la forma en que lo dijo.
Volvió a sonreír socarronamente. Creí que se burlaba de mí…otra vez.
—No estoy a la defensiva—refuté a regañadientes— ¿Ya me puedo ir?
Se levantó de su asiento y cuando me di cuenta ya lo tenía sentado a mi lado, colocó mis piernas sobre su regazo, las bajé frunciéndole el ceño y las volvió a subir.
— ¿Te hizo algo Valerie? —fue directo al grano.
Negué con la cabeza.
— ¿Estas segura? ¿Discutió contigo? ¿La retaste?
Volví a negar. La verdad no estaba segura.
—Solo nos encontramos por casualidad— mentí.
Hizo una mueca, desconforme con mi respuesta, se quedó callado mirándome de nuevo a los ojos, examinaba detenidamente mi rostro, sus claros ojos grises se mantuvieron clavados en los míos como si buscara algo en su interior, pero su rostro reflejaba fijamente la desesperanza de no poder encontrar aquello que añoraba.
— ¿sucede algo? —inquirí curiosa
Tampoco podía dejar de verle, no quería.
Bajó la mirada al mismo tiempo que negaba con la cabeza, todo en él se perdió, su presencia, calidez, dulzura y frialdad; suspiró abatido pero de la nada, sin razones aparentes sonrió triunfante y de nuevo su gesto fugaz y radiante se fue. Estaba más confundida que nunca, puse toda mi atención en él, llena de curiosidades y preguntas sin respuestas.
—Deja de verme de esa manera—me reprochó molesto.
—No te miro de ninguna manera—le respondí apenada.
Sentí como la sangre subía a mis mejillas, me había sonrojado; si lo estaba viendo, estudiando minuciosamente su rostro y perdiéndome en su mirada penetrante, es que todo en Engel era tan digno, embriagante, interesante, un matiz de todo lo bueno y lo malo: perfecto. Él debía estar conciente de que su aspecto era algo digno de admirarse y tampoco era secreto lo mucho que le agradaba que lo vieran, lo había pillado regodeándose por la explanada mientras se dirigía a sus clases.
Seguí con la mirada fija en mi regazo, sus palabras me habían hecho sentir algo extraño, tal vez era vergüenza y ahora no me atrevía a levantar la mirada y encararlo.
Tocó mis manos con las puntas de sus dedos, describiendo figuras deformes, las tomó envolviéndolas con las suyas en un capullo, pasó de nuevo su calor a mi cuerpo; descargas eléctricas recorrieron mis brazos y transitaron el camino hasta llegar a mi pecho, sentí como si pequeñas agujas se pincharan por dentro y poco a poco el ligero dolor fue sustituido por una calida sensación de alivio; suspiré ahora me sentía demasiado bien, fresca y radiante, pero no entendía que había hecho, todo dolor remitió por la nada, simplemente así.
— ¿Como... como lo has... hecho? —Le pregunté titubeando— ¿que... eres?
Las palabras no sonaban ser las adecuadas, pero a este punto mis sentidos ya estaban alerta y cualquier cosa rara me hacía poner los nervios de punta.
Soltó mis manos como si hubiesen quemado las suyas.
— ¿Que soy? —Preguntó con enfado arqueando una ceja— ¿tengo cara de fenómeno o algo por el estilo...?
Volví a sentirme apenada y bajé la vista de inmediato, sumisa y temerosa, me estaba ganando que se volviera inhumano y me sacara la cabeza. Luchaba conmigo misma para no verlo, luchaba para alejarme de él. Sus dedos, ahora tan fríos como témpanos de hielo tomaron mi barbilla con firmeza y alzó mi cabeza para que lo viera, ocultó todo enojo con una nueva sonrisa perfecta y cerrando sus ojos; mi cuerpo temblaba por el nerviosismo y mi corazón golpeaba dentro, fiero y desbocado. Se acercó con lentitud hacia delante inclinando unos milímetros su cabeza y se detuvo a un palmo de mi rostro abriendo sus ojos de golpe.
—Solo soy Engel Jackocbsob... simplemente eso... —murmuró suave y seductoramente con voz aterciopelada.
Acarició mi mejilla y los vellos de mis brazos se erizaron. Ahora si pretendía matarme de la forma mas cruel que se le pudo haber ocurrido.
—Cra… Anne— se corrigió automáticamente— ¿Quieres que empecemos de nuevo y olvidar todo lo que ha sucedido antes?
Pronunció mi nombre, que salido de sus labios con esa voz atractiva se convertía en el nombre mas bello del mundo; así pudiera llamarme Caca y seguiría sonando hermoso.
Podía percibir su delicioso aroma, su aliento suave y elocuente me golpeaba profundamente, era su embriagante perfume lo que me volvía loca; lo tenía muy cerca y entonces imaginé que rompía el pequeño espacio que quedaba entre nosotros y mis labios tocaban los suyos perfectos, irrumpiendo plácidamente en su boca… un beso…
Sus delgados y finos dedos aún pasaban por mi rostro dejando una sensación extraña marcada en el camino que recorría mis mejillas las cuales sentía que ardían en aquel preciso instante, su mirada incierta, su perfección y hermosura a tan corta distancia, a nada de mi alcance me estaban enloqueciendo y mi concentración se perdía entre una nubosidad de nerviosismo, cerré los ojos dispuesta a hacer lo que en mi cabeza aun se tornaba de colores pastel...
—“No hagas nada, contrólate”— me dijo la voz entrometida de mi conciencia.
Tragué saliva y mordí mis labios; alcé una mano temblorosa hacia enfrente tocando su pecho firme, un calor ardiente emanaba de él; lo empujé hacia atrás sin intentar parecer dura o frívola.
—Si… lo que tu digas, siempre y cuando me prometas… cuidar tu bipolaridad.
Se pasó una mano con desesperación por el cabello, desordenándolo atractivamente, me dejó retirar mis piernas de su regazo y salió de ahí; rodeó el auto para abrirme la puerta de lado del copiloto, hizo el asiento hacia delante y me dejó el camino libre para salir.
—Será mejor que regresemos.
Me entregó la mochila y regresamos al interior del instituto; la barrera ya había sido derribada y aunque corría el riesgo que se volviera a alzar imponente, en este momento, ese suceso parecía lejano.
Los días posteriores Engel mantuvo su promesa, nada de evasivas, pactos rotos ni exagerados cambios de humor; era muy lindo para ser cierto. Ya no nos resultaba difícil compartir el mismo espacio y tiempo, hablábamos entre las clases, me pasaba apuntes de historia y me explicaba en química cuando no entendía algo –era el mejor en historia, química… en todo-, tratarlo como a un amigo no era tan malo, aunque no estaba segura si ya éramos amigos; teníamos más cosas en común de las que pude imaginar, aunque hablábamos poco y de simples trivialidades llegábamos a coincidir casi siempre; ironizábamos y debatíamos, era sorprendente como podíamos hacer del chocolate un tema de debate mundial. Estaba empezando a acostumbrarme a él, a su presencia más que nada, pues resultaba muy difícil acostumbrase a tener a alguien como él cerca tanto tiempo, a lo único que no me había logrado acostumbrar aún era a esas sonrisas seductoras y estremecedoras que me lanzaba cuando era yo quien iba ganando en determinada pelea, era un tramposo; seguía teniendo ese aspecto perfecto y misterioso que lamentablemente me fascinaba cada vez mas, a un punto desesperantemente prohibido. Había empezado a alejarse de Rachel y sus amistades de alta categoría, se sentaba solo, apartado del resto de los estudiantes, era algo triste verle tan abandonado, pero se negaba a hacer más amigos; Drew pensaba que no debía sentir lástima por una persona como él, pero Drew era un idiota gruñón otra vez. Solo a él le molestaba que me acercara a Engel, ni Travis ni Kat ponían objeciones.
Octubre ya casi llegaba a su fin y el alboroto se cernía en el colegio, había carteles negros, naranjas y morados colgados en las paredes con los anuncios de la que prometía ser la mejor fiesta de Halloween en la historia, las chicas no paraban de hablar en los baños sobre parejas, disfraces, maquillaje, inventando planes tontos para atrapar a quien les gustaba y que terminara invitándolas, incluso llegaban a mencionar hechizos y pociones mágicas para lograrlo –la cosa mas ridícula que se podía escuchar-. Engel era, por su puesto quien encabezaba la lista de los mas deseados, el pez gordo… el premio mayor, mi lado malvado pensaba que se lo merecía por ser perfecto y una arrogante lombriz rumana.
Mientras tanto entre los chicos el ánimo y cotilleo era menor, solo se limitaban a observar desde lejos a su presa y la abordaban cuando se encontraba sola por ahí y si eso no sucedía, la citaban en privado mediante una nota anónima en su locker; muchos intentaron con Valerie Jackocbsob, pero fueron rechazados cruel y humillantemente, ella lo disfrutaba al máximo. Había verdadero entusiasmo. No era para menos, la gran anfitriona de la fiesta era Valerie, ella había ofrecido su casa monstruosa como sede de la fiesta, no estaba segura de si otros mas conocían la mansión de los Jackocbsob además de mi, pero coincidía que sería fenomenal tener el castillo gótico como escenario, especial para una noche con la que se acercaba y no la misma aburrida fiesta de cada año en el gimnasio de la escuela. Todos querían ir, yo no estaba muy segura de querer, no tenía pareja y nadie me lo pediría, estaba segura, así era cada año, en cada baile, en cada fiesta, pero no importaba demasiado, puesto que Travis, Drew, Kat y yo íbamos juntos, aunque no como parejas. No me llamaba la atención bailar, así que no importaba demasiado.
El fin de semana antes de la fiesta mis amigos y yo planeamos una salida a Blairgowrie para el sábado, pensábamos comprar nuestros disfraces y pasar todo el día juntos.
—Anne, Engel quiere hablar contigo—me dijo discretamente Kat ese día que nos encontrábamos en la cafetería.
Cerré los ojos y suspiré mientras mi cuerpo quería hacerme una mala jugada y reaccionar de la forma equivocada, iba a voltear al instante pero contuve el impulso de hacerlo, no tenía que enterarse de lo mucho que me entusiasmaba hablar con él.
— ¿Está mirando fijamente mi espalda y tiene cara de perro rabioso? —le pregunté a mi amiga arqueando una ceja.
Ella alzó un poco la vista.
—Si… aunque no creo que parezca un perro, mas bien parece un…
—Si ya entendimos, Katherine—la cortó Drew— ¿Por qué no vas a ver que quiere tu amiguito? Es imposible comer cuando ese tipo nos observa.
— ¿Quieren que le lance puré de patatas para ver la cara que pone después? Sería divertido.
—No, Trav… no es necesario—le detuve, aunque la idea era tentadora. —Iré a ver que quiere, nos vemos.
Tomé mi mochila y me levanté; miré de soslayo a la mesa de a lado donde estaba él sentado, completamente solo, ahora prestando atención a su comida. Salí de la cafetería y me recargué en la pared a unos metros de la entrada. Pocos segundos después salió y se paró delante de mí. Era la rutina que utilizábamos siempre que quería hablar conmigo en el almuerzo o entre las clases ya que se negaba a acercarse a mi cuando tenía compañía; me miraba fijamente y después uno de mis amigos se daba cuenta y me lo hacía saber, me alejaba de ellos y Engel me alcanzaba después, a veces requería de toda esa rutina para decirme simplemente “hola”. Era un chico muy complicado.
—Hola
—Hola—le correspondí el saludo cordialmente.
Siempre que iniciábamos una nueva charla me aseguraba de su humor. Seguía resultando casi falso que yo fuera la única persona en todo el instituto a la que Engel se dirigía de forma diferente, espontánea; y, temía que de un momento a otro volviera a gritarme y me dijera que todo había sido una broma. Eso me dolería.
Empezamos a caminar por el pasillo, sin rumbo. Yo lo seguía a él, siempre sabía a donde iba.
—Mañana es sábado.
Esperé para ver si agregaba algo más, pero no lo hizo.
—Si, lo se. ¿Te gustan los sábados?
—No.
—Interesante. Yo detesto los domingos.
— Y yo el Frähutlevhä.
—Aún no me has hablado de las costumbres Rumanas.
Esperaba que el Fra-no-se-que fuera alguna costumbre de su país, pero me sentí extremadamente ridícula cuando soltó una silenciosa carcajada.
— ¿Tienes planes para mañana?
—Si… yo iba a ir a…
—Genial, los cancelas. —Ordenó con ventura de jefe— Me vas a acompañar a Perthshire.
Me detuve en seco y lo tomé del brazo, obligándolo a encararme, tuve que levantar la cabeza un poco, me llevaba casi 20 centímetros.
—Creo que estás abusando de mi confianza—le espeté un poco molesta. Sí, me gustaba pero eso era extremista, nadie me mandaba. — Tú no puedes venir y decirme lo que tengo que hacer. Te he dicho que tengo planes. Tienes que aprender a respetar.
Hizo una mueca.
— ¿Qué es mas importante que yo?
—Muchas cosas. Mis amigos, por ejemplo.
— Puedes ir a jugar con ellos al río otro día.
Entrecerré los ojos.
—No, no vamos a ir a jugar al río. Vamos a ir a Blairgowrie de compras.
En sus ojos apareció sorpresa inesperada y entreabrió ligeramente su boca, pero compuso su rostro con rapidez que apenas pude notar ese repentino cambio, el cual no sabía a que se debía. Se dio la vuelta y caminó en dirección contraria, desorientado.
Me quedé muy confundida, no era mi intención ofenderle, pero lo que tenía de belleza no lo tenía en modales. Estaba a punto de hacer algo que nunca pensé que haría: me di la vuelta y lo alcancé, me volví a colocar a su lado para seguirle.
— ¿Te gustaría ir con nosotros?
— No creo que a ellos les guste.
— Te dije hace mucho que podrías acompañarnos algún día si así lo quisieras, además no creo que les moleste mucho.
— Stephenson querrá comerte viva.
—Andrew es otro mundo, el se enoja por todo.
Se rió entre dientes.
— Entonces… ¿Aceptas o no?
— Supongo que no estará tan mal. Acepto.
— Mañana a las 8 en punto en la puerta de mi casa, no tendré compasión si llegas tarde.
—Dormiré fura entonces. —Sonrió
— ¿Tan perezoso eres?
Asintió.
—Cuento con cada uno de los siete pecados capitales, y la pereza es uno de ellos. 



23 Comments to “5. Nuevo comienzo... otra vez. ”

  1. Anónimo says:

    De suerte descubri este blog, con esta maravillosa historia.

    Me tienes intrigada y completamente cautivada. ¡Espero ansiosa el proximo capitulo!

    Continua asi.

  2. elsapito says:

    wow sorprendente como la historia va avanzando! cuando llegó a la mitad de la entrada deseo que sea muy larga

    gracias por darte el tiempo de poner los capítulos!
    y como siempre espero ansiosa el siguiente!

    suerte!
    y sigue así!!!

  3. Lisa says:

    Encontré este blog por casualidad y estoy encantada con mi suerte, porque me enganché a la historia desde el primer momento.
    Muy bonito capítulo, escribes muy bien.
    Me tienes intrigadísima!
    Un beso

  4. Su says:

    Chriiiissss/Ex!
    ja!
    esta buenisimo ex-amorcito de mentiras....jajajaja
    Mentiras Chris!!!
    esta muy buena!!! siguelllaaaaaaa

  5. Hola, Cris.

    Paso a dejarte este comentario para decirte que recomende tu historia en un foro de criticas a historias y fics al que pertenesco. No te preocupes, no crticamos tu historia xP.

    Te dejo el link para que veas la entrada.

    http://santosyverdugos.foros.ws/post.php?p=3521#3521

    Besos.

  6. Angelica says:

    Tienes un estilo muy bueno para escribir, la lectura se hace ligera y placentera, pero noto (como buna fan de la serie twilight) que estas tomando la mayoria de los elementos de la historia de Meyer, creo que con un poquito mas de trabajo puedes llegar a tener una excelente historia propia, mientras tanto continua con esta que me ha dejado intrigada y espero con ansias la proxima historia.

  7. me encanto la historia estoy esperando el siguiente cap está buenisima. felicidades

  8. Maysu says:

    hola, hoy te escribo un poco mas tarde, aun sigo dudosa si has leido o no mis comentarios... es como estar hablando sola.... :(


    Fascinante, ya no sé que más piropos a tu historia hecharte. Me encanta la relación que hay entre los dos.

    Ahora una duda.... qué fue lo que le sucedió a Anne en el baño mientras estaba con Valerie?? eso no lo entendí lo del ahogo y la sofocación que sufrió, que fue eso?? o fue Valerie quien le produjo eso?? por favor explicas eso plissssssssss ten un poco de piedad por una de tus lectoras ya??

    Ese Drew... estará interesado en Anne? digo como esa actitud con Engel?? ummm, creo que algo hay ahi....

    mañana te vuelvo a escribir.


    maysu

  9. Anónimo says:

    You can аlsо buу bundlе dеalѕ, whіch mοst rаdio statіons offer,
    to ԁеcreaѕe thе overall ad coѕt.
    While the effеcts of antenna polarization
    maу be inteгpretеd as a гeduсtion іn
    thе quality of ѕоmе radіo linkѕ, some radio ԁesіgners often makе use
    of thiѕ pгoperty to tune аn antennа to their nеeds
    by rеstrictіng trаnsmissiоn oг rеcеρtion to signаls on
    a limited number of νеctοrѕ. Thіs not only
    allοws liѕtеners to listen to theіr favorite MΡ3 files alοng with thеіг ЅIRӏUS rаdio;
    іt аlso lets them digitallу record their favοrite raԁio
    songs for instant playback.

    my web page: internet radio

  10. Anónimo says:

    I really like your blog.. very nice colors &
    theme. Did you make this website yourself or did you hire someone to do
    it for you? Plz answer back as I'm looking to design my own blog and would like to find out where u got this from. thank you

    my page :: internet radio
    My page :: mouse click the following web site

  11. Anónimo says:

    With dozens of rаdio apps for i - Phone available in i - Tunes, therе
    is an app for еveгу categoгy of music lоver
    to love. Internаl or Εхternal Sound Μіxer "All windows systems come with a internet sound mixer they all differ so you may need to review your manual or online sources to figure out how to enable or use it. Proffering multifarious benefits to the advertisers, it is a quintessential resort for companies big or small.

    Feel free to visit my weblog :: http://crowd-ed.org/scripto/index.php?title=Profits_Will_Soar_Using_These_Internet_Marketing_Ideas3238029

  12. Anónimo says:

    Very nісe blоg post. I аbsolutely love this webѕite.
    Continuе the good woгk!

    Αlsо vіѕit mу wеb раge
    - myvideo downloader

  13. Anónimo says:

    Veгу nice blog post. I absolutely love this website.

    Continue thе gooԁ worκ!


    Haνe a look at my wеblog myvideo downloader
    Also see my page: klicken Sie sich durch die bis kommenden web site

  14. Anónimo says:

    "Is there really no way to transfer my VC and Wii - Ware games from my Wii to another. One way to test yourself is to deal yourself hand after hand in front of a mirror and watch yourself as you react to the cards. The full version has no ads and offers goal alerts for the leagues and teams of your choice.

    Feel free to visit my web blog; youtube videos downloaden
    My page - online radio

  15. Anónimo says:

    If you are using firewall software such as Outpost Firewall Pro, the paid edition of Online Armor and Kaspersky Internet Security or PURE, you can take advantage
    of using their Blocklist feature that will block connections to
    known malicious URL and IP addresses. This means you tend to be copying it through file sharing websites like rapidshare, megaupload, hotfile, etcetera.
    Content, keywords and link building are some of
    the factors using which Search Engine Optimization
    services are taken care of. Working with an SEO expert in your
    country can help as SEO experts within the same country generally know how
    to optimize websites for a specific country's audience more effectively. A dedicated SEO expert will devote all the attention and effort in enhancing the visibility of your website or business in the online world. Search engines are getting smarter at detecting sites that are spamming keywords or made solely for the purpose of advertising. Instead, the developer should concentrate on the functions mentioned in this article first, as they are the basis for further extension of the Word - Press header file. Content writing for websites is not as simple as typing out a predetermined amount of words, if you wish people to view the content. The businesses have understood the need to take SEO services for attaining good search engine placement. This helps auto dealership websites rank higher in the search engines results and get more traffic to the website. organic search, frequency of blog posts, frequency of on-page optimization, the relative importance of links, the use of social media, the best way to measure results, etc. Don't Forget to Replace the
    Default Favicon with Your Logo. Their success is based on how many
    sales and customers you bring. Immediately the word free caught my eye.
    For this reason, having mentions from these sites have increasingly become a more valuable asset for your internet marketing.

    The sooner a site is presented in the search result, or the higher it “ranks”, the more searchers will visit
    the site. The World Wide Web is an incredible source of customers and potential revenue for all types of businesses and companies in all niches.
    A person can find all sorts of products available at various prices on
    the internet. First of all a market survey is done by them
    as to know the competitors analysis. SEO requires understanding of various algorithms.



    Also visit my page seo analyzer tool

  16. Anónimo says:

    World wide web has without a doubt built taking part in extra fascinating.
    The theory also help you when you are considering going into higher limit would help.
    Hier kommt es dann darauf an wie fleissig der Schueler ist.


    Review my web-site :: kostenlose flash Spiele spielen

  17. Anónimo says:

    The most important thing to know when you are selling
    an account is where you are going to sell.
    Thus the games like the Mahjongg Spiele as well as the Naegel machen games are more in demand and this is the
    greatest benefit or advantage of the online games. You'll have to keep the phone close (on the bed or in an armband) for the app to work.

    my blog online radio
    Also see my page > kostenlos spiele spielen

  18. Anónimo says:

    Please supplement charge before use when the battery
    has been kept for a long time. As you lift out the screen
    you'll see it is still attached via a ribbon cable. Pingbatterys battery administration program (BMS) might have the line of Light emitting diodes visible.

    Here is my web page ... spiele spielen - www.freearticlepublishing.org
    my website :: youtube converter

  19. Anónimo says:

    Bе intеlleсtual enough to seе that your aԁ does not go on air on a unseеmly show ;
    a Chriѕtiаn book going on air on a shoω that iѕ
    аbout handling sexual іssues ωould be гiԁiculous.
    Alѕo, by having a гаԁіο іnternshіp in your resume, there is a better
    chanсe for you to beсome a DJ
    when yοu apply for a job in any radio ѕtatіon in thе nation.
    Εven if yοu have a good two way raԁio, it isn't bad to have some kind of receive only radio to get information on.

    my blog post: relevant site

  20. Anónimo says:

    Meet Ira – Our Wi fi Internet radio adapter that connects
    automatically to any wireless Internet network. Remember that most dorm room radio stations out there may or may not
    be online from time to time and that cannot be blamed on the
    app, however this does hinder the experience of Internet radio on the i - Phone.
    You can in fact lend your ears to varied musical programs
    on rock music, jazz, country music and many more.

    Here is my site: Continue Reading

  21. Anónimo says:

    There are different kinds of aquatic plants that can be used
    for aquascaping depending on your style and artistic imagination.
    Green, who had taken his case to the appeals court after losing in a
    lower-court ruling, had argued that his family
    would have to either "violate their faith by covering abortion-causing drugs or be exposed to severe penalties. If you are horrible on keeping with is better than or time, this is the totally obvious suggestion for training.

    Also visit my web page ... cashback

  22. Anónimo says:

    bueno... es la segunda ves q lo leo, y no me arrepiento de nada ya se me han olvidado varias cosas. . . como sea, es una buena novela y podria leerla 1000 veses mas es muy interesante y quiero seguir imaginando q si existe gente apuesta en el mundo (engel)

  23. Anónimo says:

    The primary difference operate in the complete milk, preparing put
    into practice coffee / espresso). A grinders create conical burrs with some adjustments.
    Numerous various types of espressos may incorporate the new beer generally whichever decaf or perhaps even featuring muggy make the most of.
    To get along with, almost all stovetop popcorn businesses remained
    as getting snacks just popcorn you see, the maize approximately a relationship.
    Begin with a physical classification, and a difficult data.


    Visit my site - coffeemakersnow.com

Leave a Reply